Sala de Imprensa

Blog

El satélite y la extensión universal de la tecnología 5G

05 de noviembre de 2020

El 5G se ha definido desde su origen como una red de redes, fruto de la confluencia de distintas tecnologías hacia un escenario convergente. Si las generaciones anteriores (2G, 3G, 4G) se enfocaban en conectar a las personas, el 5G pretender conectar en todo momento objetos y personas estén donde estén, tanto con otras personas como con otros objetos.

Para poder conseguir este objetivo tan ambicioso de una forma eficiente va a necesitarse un uso combinado de diversas tecnologías fijas, terrestres y satelitales. Cada una de ellas cumplirá su función, pero no de manera aislada, sino integrada con las otras y combinándose con ellas para dar la respuesta más adecuada a los requisitos de cobertura y capacidad de esta nueva tecnología en cada momento y circunstancia. La infraestructura 5G ha de ser, pues, un ecosistema ordenado: una red de redes conformada por capas complementarias basadas en las fortalezas de cada tecnología.

El satélite está llamado a jugar un papel esencial en diversos casos de uso de tecnología 5G ofreciendo a estas redes unas características clave para impulsar su rápida implantación. Así, su cobertura global permite proporcionar servicios de alta capacidad en cualquier punto de la Tierra, por remoto que sea; su robustez garantiza a sus usuarios una conectividad resistente incluso a desastres naturales, tanto si se mantienen estáticos como si viajan a bordo de un medio de locomoción; y facilitan la distribución de datos o contenidos audiovisuales a muchos usuarios al mismo tiempo de forma muy eficiente. Además, su instalación es muy rápida y no precisa de obra civil, por lo que facilita la extensión de la red 5G a las zonas más complicadas o distantes en mucho menos tiempo.



Algunos casos de uso donde el satélite puede contribuir en la creación de redes 5G:

  • Extender su cobertura en áreas rurales o lejanas.
  • Garantizar la conectividad de pasajeros a bordo de aviones, embarcaciones o vehículos terrestres. El satélite es el medio más eficiente para aplicaciones multicast, como la distribución masiva de actualizaciones de software.
  • Favorecer el desarrollo de soluciones de Edge Computing mediante la distribución broadcast de datos hacia los nodos de la red, o incluso al propio terminal de usuario.
  • Establecer enlaces troncales en las redes móviles para conectar estaciones base remotas 5G.
  • Actuar como complemento de redes terrestres para evitar su congestión o garantizar la continuidad en situaciones de emergencia.
  • Conectar objetos de forma global y en áreas aisladas mediante soluciones IoT vía satélite.
  • Implementar aplicaciones de logística con una mayor cobertura y fiabilidad para servicios de e-call, seguimiento de vehículos, telemetría y gestión de la carga.

Desde HISPASAT trabajamos para que el satélite tenga un papel destacado a la hora de garantizar que la tecnología 5G llegue a cualquier punto del planeta y esté a disposición de los usuarios con independencia de su ubicación geográfica y del despliegue de infraestructura terrestre. Por eso nos hemos sumado al grupo 3GPP [VID1] -la asociación encargada del desarrollo de este nuevo estándar- para impulsar la integración del satélite en el ecosistema 5G y colaboramos también en diversos proyectos [VID2] enfocados a investigar el uso combinado de estas dos tecnologías.

Enlaces de interés:



Visto em: Categoría 1

Este sitio web usa cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y recoger información sobre su navegación. Si pulsa "aceptar" o continua navegando consideraremos que admite el uso e instalación en su equipo o dispositivo. Encontrará más información en nuestra Política de Cookies.